Edtech, empresas y empleabilidad, una tríada indispensable

La tecnología educativa tiene un auge en el último año en la región de América Latina y el Caribe con más de 1,500 nuevas empresas de tecnología educativa (EdTech) que construyen ecosistemas de innovación con talento y fondos. Asimismo, estas innovaciones tienen un lugar relevante a la hora de pensar la empleabilidad.
Twitter
LinkedIn
Facebook
WhatsApp
Telegram
Email

Las Edtech suponen un mayor potencial, que garantiza un mayor acceso a la educación, pero, aunque su presencia conlleva transformaciones positivas, también tiene retos que enfrentar como los existentes en los sistemas educativos, la brecha crónica de habilidades y la crisis socioeconómica.

La Educación 4.0 llegó de la mano de la pandemia. Obligadas a cambiar el paradigma educativo, las instituciones buscan soluciones que ayuden a combinar las clases en línea y presenciales e incorporar novedades como la realidad virtual y la inteligencia artificial.

El intercambio de información es la esencia de las organizaciones que trabajan en el sector de la educación. Desde universidades hasta escuelas o instituciones de investigación y empresas, los estudiantes, profesores o investigadores necesitan este ida y vuelta para aprender y enseñar.

Con la pandemia se conoció una nueva manera de llevar a cabo este intercambio; la educación híbrida combina clases en línea y presenciales e implementa novedades como la realidad virtual, la realidad aumentada, la inteligencia artificial, la gamificación y las herramientas colaborativas.

La plataforma de inteligencia de impacto HolonIQ dio a conocer un reporte generado en diciembre de 2021 en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en el marco de la presentación de su 2022 Global Education Market Open Briefing.

El informe titulado “Tecnología educativa en América Latina y el Caribe” combina las fortalezas de ambas organizaciones con el fin de identificar las innovaciones de EdTech y su impacto al igual que los desafíos y oportunidades que involucra.

El estudio expone que la tecnología educativa “acelera la recuperación económica, aborda las desigualdades, aumenta el acceso y multiplica el apoyo y el impacto de los padres, mentores, maestros e instituciones de América Latina”.

En los últimos meses la industria ha experimentado una dramática expansión; en promedio se han creado más de 4,500 empleos en la región y se ha invertido un capital de riesgo de mil millones de dólares durante los últimos 10 años en 500 rondas de financiamiento.

América Latina y el Caribe alberga a más de 180 millones de estudiantes en 33 países en sectores de educación formal y está compuesto por 300 millones de trabajadores y profesionales que buscan capacitarse de nuevo y mejorar sus habilidades (reskill y upskill). Más de 500 millones de personas en la región exigen innovación referente a lectura, escritura, aritmética y la adquisición de habilidades y conocimientos del siglo XXI.

Tanto HolonIQ como el BID consideran que la educación tiene el poder de cambiar el futuro, por lo que establecieron seis conclusiones fundamentales desde sus hallazgos:

La pandemia agravó la crisis de aprendizaje en la región y su brecha de acceso, afectando al sistema educativo en la región, ante lo que se tiene una gran oportunidad para innovar y emprender con tecnología educativa.

Los gobiernos, las escuelas, universidades y empresas consideran que la EdTech puede mejorar el acceso a la educación, el aprendizaje y el apoyo para los docentes e instituciones por medio de herramientas que facilitan tiempo de calidad con el alumnado.

Mercado laboral y EdTech

Mientras el ecosistema de EdTech crece aceleradamente, los estudiantes de LAC de diferentes edades desean perfeccionar sus competencias en un mercado laboral que sea altamente competitivo. La demanda en tecnología educativa a su vez hace que las instituciones busquen alianzas para su transformación digital.

La inversión en capital de riesgo en América Latina se ha más que triplicado entre el 2020 y 2021, debido a que las empresas cuentan con niveles de inversión nunca antes vistos en la región.

El desafío principal para el crecimiento de la EdTech en América Latina y el Caribe corresponde a los bajos niveles de madurez digital de las instituciones aunado a su resistencia al cambio. La industria de la tecnología educativa espera un apoyo del gobierno creando y respaldando iniciativas para la incorporación de EdTech en escuelas, universidades y lugares de trabajo.

Si los stakeholders trabajan en conjunto, centrándose en el alumnado, pueden desarrollar habilidades digitales en los profesores y usando datos para tomar decisiones que atraigan inversiones y alianzas en el sector privado.

Asimismo, las encuestas a líderes de la educación pública y privada, empresarios e inversionistas arrojaron cinco pasos que contribuyen a mejorar y acelerar la tecnología educativa en América Latina y el Caribe con el propósito de lograr un impacto positivo.

Según el Instituto para el Futuro de la Educación de México, así como existen oportunidades para incorporar la tecnología educativa al sector, existen varios desafíos. El reporte menciona que los tres desafíos principales para las EdTechs en la región son la resistencia al cambio del mismo sistema educativo actual, el acceso al capital y la lenta monetización. Sin embargo, algunos otros retos que considera la muestra del estudio son: el acceso a los clientes, los procesos de compra lentos y difíciles, encontrar el talento y clientes, las regulaciones, la alta competencia, la expansión internacional y encontrar mentores.

Estas barreras retardan el crecimiento de la tecnología educativa pero también la pandemia ha interrumpido de forma significativa la educación y aprendizaje en LAC, por lo que se sugiere reconsiderar las estrategias tradicionales para abordar la educación que incluye igualmente la manera en que se incorpora la tecnología educativa.

Dos tercios de los participantes del estudio de HolonIQ y el BID respondieron que para acelerar el impacto de la EdTech se necesitan iniciativas para incentivar su uso en escuelas y universidades, pero también más acceso a capital de crecimiento. Para la tecnología educativa trabajar con grandes sistemas públicos requiere de regulación y stakeholders, no obstante, también se trata de laborar junto con maestros e instituciones hacer objetivos comunes.

El proceso de adopción de soluciones tecnológicas y digitales en el ámbito educativo, en muchos casos, ya estaba en marcha antes de la pandemia. Hasta ese momento dependía de la elección y la capacidad de cada una las instituciones educativas o de los Estados de turno. Con la inesperada coyuntura sanitaria, la digitalización de la educación pasó a ser de primera necesidad. Los gobiernos de Argentina y del resto de América Latina, se lanzaron a la carrera por la digitalización, mediante el desarrollo de plataformas públicas, pero también a través de acuerdos con el sector privado.

En ese sentido, las empresas EdTech pasaron a ser un eslabón clave en este proceso de innovación del aprendizaje mediante el uso de la tecnología, tratándose de una de las 68 soluciones del segmento liderado por las startups educativas.

De ese modo, la tecnología no es enemiga, todo lo contrario, el objetivo es complementar y no reemplazar roles ni funciones, ya que la presencialidad es insustituible en el proceso de formación y de construcción de vínculos sociales de un niño, niña o adolescente. El desafío que se presenta en el regreso a la presencialidad, es cómo incorporar al aprendizaje todos aquellos elementos tecnológicos adquiridos durante la virtualidad.

De acuerdo a un relevamiento del BID en la que se afirma que las plataformas digitales son una oportunidad para la comunidad educativa, la industria involucrada, los inversores del ámbito privado y fundamentalmente, para todos los gobiernos de la región.

“El principal beneficio de nuestra solución, es el interés que despierta en los estudiantes. Gracias a las actividades lúdicas y entretenidas de Matific, y la gamificación que atraviesa toda la plataforma, se obtienen estudiantes con confianza, autonomía y comprometidos con el aprendizaje de matemática”, señala Nicolás Falus, Business Development Manager Matific,

Aulas 4.0

En el marco del desarrollo de Edtech, es muy importante contar con redes de comunicación que respondan a las demandas de hiperconectividad en las aulas de universidades y colegios. Una red basada en fibra monomodo con alta tasa de transmisión combinada con alta tecnología, transmisión óptica y el uso de divisores ópticos permitirá que una sola fibra sirva a docenas de usuarios de la red, con total control. Este tipo de tecnología elimina la necesidad de conmutadores de red de acceso y distribución que en general tienen un alto consumo de energía y requieren infraestructura y cuidados especiales. Así, el mismo se reduce drásticamente, en promedio del 40% al 70%, y los equipos dedicados, generadores, UPS y aire acondicionado también se eliminan de la red.

Respecto al ahorro de espacio, las salas técnicas ya no son necesarias y pueden utilizarse para otros fines, como aulas, laboratorios y salas de estudio, generando una reutilización eficiente de los espacios. Además, las fibras ópticas monomodo, con un alcance de hasta 20 kilómetros de distancia, ofrecen importantes ventajas en los grandes campus universitarios, permitiendo que todo el control de la red se realice desde una única ubicación, independientemente de la distancia. La solución Laserway de Furukawa tiene un gran grado de aporte en este sentido, ya que una alta conectividad para estos ambientes es la elección adecuada.

El paradigma de la Educación 4.0 seguirá avanzando y es necesario cubrir esta necesidad para brindar una enseñanza de calidad, con herramientas tecnológicas que faciliten el aprendizaje y le brinden tanto al alumno como al profesor una experiencia educativa de primer nivel.

 

AMÉRICA LATINA: El boom del negocio EdTech post pandemia

Twitter
LinkedIn
Facebook
WhatsApp
Telegram
Email

Notas relacionadas